Foto Claudia Tecglen“Navidad, Navidad, dulce Navidad, la alegría este día hay que celebrar” Parece que este estribillo se convierte en un mandato en estas fechas…

Sin embargo, esta época para muchos puede ser un detonante para que aparezca la depresión y así nos  lo han expresado muchos/as de nuestros/as asociados/as. Entre los motivos más comunes. se encuentran: (ausencia y/o  añoranza de los seres queridos, el estrés de las celebraciones o reuniones familiares (no siempre deseadas), la sensación de que no se cumplen con las expectativas  (regalos,imposibilidad de estar con los seres queridos. de salir por las barrreras arquitectonicas y/ o aglomeraciones entre otros)…

¿Te suena? Antes de continuar vamos a definir  que es la depresión se debe señalar que hay diferentes tipos y grados.

¿Qué es la depresión?

Según la Organización de la Salud “La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”.

¿Por qué este trastorno aumenta en Navidad?

Ésta es una fecha llena de convencionalismos sociales hecho que en sí misma tiende a ser estresantes. Las compras de última hora en busca del regalo perfecto, los gastos extras que son inalcanzables para muchos, las “obligadas” reuniones familiares, de empresa, las aglomeraciones, el tráfico …Pero sobre todo no poder celebrarlo con nuestros seres queridos con láser el denominador común de la depresión navideña. Ya que el marketing, las redes sociales y los diferentes medios de comunicación nos recuerda más que nunca que la alegría está en compartir. ¿Pero y si no tenemos esa suerte?

bolas de navidad tristes

¿Qué pasa entonces?

Para ayudar a todas las personas que no han escrito manifestandonos su malestar y angustia en esta epoca, o para toda aquella persona que se le haga cuesta ariba la navidad, unos consejos practicos para intentar  aliviar su malestar y/ o prevenir un estado de ánimo depresivo e incluso evitar caer en una depresión.

1) Actívate y no te quedes parado/a. Este consejo no es literal, sabemos que hay muchas personas con discapacidad que les resulta realmente difícil o imposible moverse. Pero estar activo no es lo mismo que andar. ¡Busca alterativas!

2) No llenes tu agenda de compromisos sociales o familiares que no te apetezcan. Recuerda; ¡¡Tu mayor compromiso es con tu bienestar emocional!

3) ¡¡Aléjate de aquellas personas que te hacen sentir mal!! Da igual si os unen lazos de sangre.

4)¡¡Apúntate a voluntariado!! Hacer cosas por los demás de forma desinteresa siempre es gratificante y ayuda a relativizar las cosas. Siempre podemos ser voluntarios independientemente de que tengamos una discapacidad o no. ¡¡Hay mil formas de ayudar!! ¡¡Elige la tuya!!

5) Inventa nuevos rituales y tradiciones para disminuir la nostalgia.

6) Recuerda que no eres el único que se siente así.

7) Si eres de las personas que sí está rodeada de sus seres queridos disfruta de cada uno de ellos y de su cariño. No todas las personas tienen  esa suerte.

Sea como sea tu Navidad disfruta de ella. ¡¡La fuerza está en ti!!

P.D Recordamos  a nuestros usuarios/as que si se quieren hacer voluntarios de nuestra Asociación sólo deben de escribir a info@convivirconespasticidad.org. ¡¡Serán más que bienvenidos/as!!

Claudia Tecglen
Presidenta de Convives con Espasticidad y Psicóloga
Convives con Espasticidad en Facebook
Convives con Espasticidad en Twitter

www.claudiatecglen.com