Antes de ayer me acosté llorando deseando que mi vida fuese otra, que mi discapacidad no existiese, que mi dolor de espalda desapareciera… de repente buscando entre los cajones esos calmantes a los que soy adicta, encontré una pequeña lámpara llena de polvo y decidí limpiarla aunque no lo creáis como en el cuento de Aladino salió un genio maravilloso dispuesto a concederme un solo deseo…

Yo no me lo tuve que pensar dos veces decidí que mi deseo iba a ser que desapareciera mi discapacidad (algo normal, cuando éstas de bajón y crees que tu vida es una mierda). Por arte de magia, nunca mejor dicho, mi movilidad reducida pasó a ser normal, ni dificultad al caminar, ni al vestirme, ni al ducharme….

Por primera vez me pude poner esos tacones de aguja hasta entonces imposibles para mí, unas faldas de esas que parecen cinturones anchos, total, ya no había cicatrices que ocultar… Pero desgraciadamente el dolor y la discapacidad no fueron lo único que desaparecieron de mi vida, fui a coger el teléfono móvil para contárselo a todos mis amigos y en la agenda no estaba ninguno de ellos…

Mi primera opción, fueron Sergio y Martínez cómo no decírselo!!! Ellos, han sido y siguen siendo los que luchan conmigo intentando remendar los imperfectos de este cuerpo que no para de quejarse. Sergio y Martínez además de ser como parte de mi familia son mi fisioterapeuta y mi traumatólogo respectivamente, al desaparecer mi discapacidad y mi dolor desaparecieron los motivos por los que les conocí con lo cual ya no estaban en mi vida…

Probé suerte mi segunda opción, fue mi amiga Rosa pero tampoco estaba en mi lista de contactos entonces recordé que la había conocido en un instituto de educación a distancia. Elegí esta opción porque era lo más compatible con  mi discapacidad, con mis visitas al médico al desaparecer mi discapacidad desapareció también eso…

Continuó con  mi intento desesperado, mi tercera opción, es Daniel contribuyente de este blog y uno de mis mejores amigos a él le conocí a través del Space y este proyecto nos unió más… Al desaparecer mi discapacidad, nunca necesite crear este proyecto, entonces tampoco cultive su amistad.

Bien cuarto intento Raúl, vicepresidente de “Convives con Espasticidad” y gran amigo tampoco aparecía en la lista de contactos recordé que le había conocido en su trabajo, por motivos relacionados con mi discapacidad al haber desaparecido ésta nunca tuve la necesidad de ir a ese lugar, nunca me crucé con él, nunca me ofreció su ayuda, y no nos hicimos amigos. Lo mismo sucedió con Pablo, que empezó siendo compañero (más bien mi coordinador) de trabajo y terminó siendo uno de mis amigos de confianza… Carla, Matilde y Javier desaparecieron del mapa de igual modo, todos ellos apoyos verdaderos de este proyecto y grandes personas..

Habiendo desaparecido Raúl, también había desaparecido Marta, con quien comencé la amistad a través de su space que conocí siendo la la fiel lectora del de Raúl y que ahora es mi gran amiga….

De repente me vi sin discapacidad, pero también desaparecieron mis grandes apoyos, desaparecieron mis grandes motivos, para sonreír.. “Convives con Espasticidad”, desaparecieron tus correos, tus llamadas, la sensación de estar haciendo algo útil, desaparecieron muchas cosas…

Pero daba igual, en la puerta de mi casa estaba mi coche soñado al desaparecer mi discapacidad ya no existía la limitación que me impedía conducir, así que decidí ir a mi casa justo ese día había una reunión familiar.. todos estarían ahí: mis padres, mis hermanos, mis tíos TODOS se alegrarían al verme caminar sin muletas… Al contrario de lo que esperaba no se sorprendieron y en ese momento recordé lo que me dijó el genio “Tu familia, no te recordará con discapacidad para ellos naciste sin ella, en cambio tú recordarás cada pequeño detalle para poder comparar y si después de un día decides deshacer este deseo vuelve a frotar mi lámpara. Si no te quedarás así para siempre”.

(A mí me pareció tan estúpida esa idea una vida con discapacidad vs una vida sin ella ¿Qué había que deshacer?) Llegué a mi casa estaban todos, mi hermano, mi hermana, mi madre, mis tíos, ¿un momento y mi padre? cuando le pregunté a mi madre me dijo que a que venía esa estupidez que sabía muy bien que ellos no se trataban desde que se separaron cuando yo tenía 5 años… Y me di cuenta que el hecho de que yo tuviese una discapacidad fue lo que hizo que a pesar del divorcio llegasen a ser los mejores amigos de mundo!! Algo de lo que TODOS estábamos orgullosos…

El motivo de la reunión familiar era la celebración del cumple de Marcos mi hermano… Eso, parecía no haber cambiado  mi GRAN AMISTAD con mi hermano… Me dijo que después del cumple se iba a ir con sus colegas a celebrar la mayoría de edad como Dios manda yo ni corta ni perezosa me ofrecí a llevarles en mi suuuuupeeeeeeeeeeeer coche… Pero eso iba a ser por la noche antes los tres hermanos íbamos a ir al cine.. Mi hermana peque Carmen, estaba emocionada y mientras íbamos a mi coche lo había dejado a dos calles para estrenar mis nuevas piernas y mi perfecta movilidad nos cruzamos con una anciana cargada de bolsas entonces di un codazo a mi hermano “Marcos!!!” le dije y paso de ayudarla yo no me lo creía mi hermano desde que me acuerdo deja de jugar al futbol o de estar con los colegas cuando ve a un anciano o discapacitado que necesita ayuda. Supongo que a desaparecer mi discapacidad desapareció su “especial sensibilización” no habían pasado ni 7 horas y ya me estaba replanteando mi deseo… ¿Pero qué coño me pasa esto es lo que siempre he deseado? pensé

Decidí llamar a Oli, para que me animase con los planes a nuestro inminente viaje hacía ese lugar recóndito y desconectar de todo durante un par de días… Él también había desaparecido le conocí por hacerse fans de “Convives” en Facebook y a desaparecer mi discapacidad y no existir “Convives”…. Adiós a Oli, a Morticia, Noe, Bel, Juan, María Ángeles etc. Todos ellos, afectados o familiares de personas con espasticidad. Adiós a  todos los grandes apoyos de esas grandes personas que luchan por nosotros desde el movimiento asociativo (Carmen, clara, Cayetana, Ismael, Vaeriano, Luís, José Luis y una larga lista) Adiós a mi beca en Discapnet y en la UCP Y sobre todo a las personas que había conocido allí, Visi Luis Mi. Deb, Will Stephen…

Llegó la hora de la disco y estrené mis piernas nuevas y mi movilidad perfecta sobre esos tacones de aguja sin dolor me convertí en la reina de la noche!!! Y eso reconozco que me encantó!!!! Me despedí de mi brother y volví a mi casa casi al amanecer mi padre volvía del pub y entonces le di un gran abrazo… Apenas hablamos (normalmente mi padre me dice que soy su confidente porque mis vivencias me han hecho tener una gran estabilidad emocional) Parece que eso también había cambiado…

Fui corriendo a frotar la lámpara consiente de que esa iba ser la primera y la última vez que corriese se me cayeron un par de lágrimas pero lo más fuerte de todo es que la tristeza de no poder correr no era nada en comparación con la idea de no recuperar mi vida a pesar de tener que volver a moverme torpemente y a padecer dolores diarios… Froté la lámpara de los deseos y deseé mas que nunca volver a mi vida anterior…

Hoy he despertado con muletas, el dolor me ha impedido trabajar pero tenía lo más importante las mejores compañías y sueños por realizar…

P.D Mi vida no es perfecta y sólo Dios sabe cuánto he llorado por dolor o impotencia al no poder cambiar cosas que me parecen injustas, al ver que no puedo pasar sin fisio o sin calmantes, al no poder conducir, al no poder ir a muchos sitios por su inaccesibilidad…..La verdad es que a pesar de todo SIEMPRE tengo motivos para SONREIR y que en el fondo me siento orgullosa de mi vida, de mis amigos y de rodearme como siempre de buena gente… Pues como yo digo “Mi discapacidad es un filtro para rodearme de buena gente” Ante eso, ¿cómo desear qué desaparezca?

Hoy me quedo con la frase de Carlos Velasco “Lo perfecto es enemigo de lo bueno” él es otro de mis grandes apoyos y a él también le conocí gracias a mi discapacidad.